Página de inicio
contáctenos Contáctenos
AMIQ
volver
La industria química aplaude la aprobación del acuerdo comercial UE-Canadá

El tan esperado acuerdo de libre comercio de CETA es na buena noticia para la industria química en ambas regiones

Fecha publicación
Domingo, 06 de noviembre de 2016

La Unión Europea y Canadá firmaron el 30 de octubre un acuerdo de libre comercio, a pesar del drama de la región belga de Wallonia que bloqueó el acuerdo en el último minuto. La industria química en ambos lados del Atlántico está celebrando el desarrollo como una victoria importante.

El Consejo Europeo de la Industria Química (Cefic) había pedido un esfuerzo final para lograr la firma del Acuerdo Global de Comercio y Comercio (Ceta), señalando que China ha reemplazado a Europa como el actor dominante en la producción global de productos químicos y ahora representa casi el 40% De las ventas mundiales de productos químicos. Ceta elimina el 98% de los aranceles que actualmente obstaculizan el comercio entre la UE y Canadá, y se espera que eleve el comercio bilateral en 12.000 millones de euros anuales y genere crecimiento y nuevos empleos en ambas regiones.

Cefic había sostenido que los costos que las empresas de la UE tenían para comprometerse con sus contrapartes canadienses eran más altos de lo que debían ser. El comercio de productos químicos de Canadá con la UE ascendió a 2.500 millones de euros en 2015, con un superávit comercial anual de casi 1.000 millones de euros para la UE. Cefic dijo que las pequeñas y medianas empresas químicas de ambos lados se beneficiarían de la eliminación inmediata de los aranceles químicos.

"Esta es una buena dirección a seguir", coincide David Podruzny, vicepresidente de negocios y economía de la Asociación de la Industria Química de Canadá. Dice que se traducirá en un comercio más predecible a menor costo para las compañías químicas, y menos interferencia de los gobiernos en el comercio.
tarifas de amaraje

Según Ceta, los aranceles a la industria química caerán de 5,5% para productos químicos orgánicos y 6,5% para plásticos a prácticamente nada, explica Podruzny. "Esos desaparecerán tan pronto como el acuerdo entre en vigor", dice, señalando que no habrá período de entrada en vigencia.

Utz Tillmann, director general de la asociación alemana de industria química VCI, dijo que Ceta no sólo ofrece a la industria química alemana y europea nuevas oportunidades de acceso al mercado en Canadá, sino que también hace que las importaciones de materias primas sean más baratas. "En general, el acuerdo trae nuevas reglas para la configuración de la globalización", dijo Tillmann. "Esto sentará un precedente para futuros acuerdos".

El paso de Ceta se considera un trampolín para su comercio mucho más grande de la hermana entre los EEUU y la UE, conocido como tratado transatlántico del comercio y de la inversión (TTIP). Los opositores de ambos acuerdos comerciales han argumentado que podrían eliminar las regulaciones ambientales y de seguridad química y podrían permitir a los inversionistas extranjeros desafiar acciones gubernamentales que podrían perjudicar la rentabilidad.
Todavía años lejos

Sin embargo, personas familiarizadas con el acuerdo señalan que será necesario un proceso de ratificación provincial antes de que Ceta pueda entrar en vigor. El acuerdo requerirá la ratificación individual en todas las jurisdicciones europeas, y que podría tomar hasta dos años, estimaciones Podruzny. Por lo tanto, él dice, hay un movimiento a pie para avanzar ciertas porciones de Ceta más rápidamente.

Ceta tomó siete años para negociar, con el acuerdo casi cayendo a pedazos en el tramo final. El primer ministro canadiense Justin Trudeau tuvo que cancelar un viaje programado para firmar el pacto en Bruselas el 27 de octubre, después de que Wallonia blcoked el acuerdo.

Bélgica no puede aprobar pactos internacionales sin la firma de todas sus regiones - incluyendo Wallonia. Pero Wallonia retuvo la aprobación por preocupaciones de que Ceta podría dar demasiado poder a las corporaciones multinacionales, y que podría requerir un lenguaje más fuerte para proteger el medio ambiente y otras normas. Sin embargo, las negociaciones prosiguieron y Wallonia finalmente cedió.

Algunos opositores de Ceta, como el Centro de Derecho Ambiental Internacional (Ciel), un grupo ambientalista con sede en Estados Unidos, sugieren que el acuerdo podría permitir una influencia canadiense indebida sobre las regulaciones ambientales de la UE como Reach. El presidente y director ejecutivo de Ciel, Carroll Muffett, elogió al ministro-presidente de Wallonia, Paul Magnette, por intentar impedir que Ceta sea aprobado. Señaló que Canadá había planteado más de 20 veces entre marzo de 2003 y junio de 2011 la preocupación por los reglamentos de Reach de la UE ante la Organización Mundial del Comercio.

Muffett agregó que Canadá ha criticado el enfoque de precaución de Reach basado en el riesgo, lo que coloca una mayor responsabilidad en la industria para investigar y revelar los efectos potencialmente dañinos de sus productos.

Fuente: CHEMISTRY-WORLD

+Info: http://ec.europa.eu/trade/policy/in-focus/ceta/