Página de inicio
contáctenos Contáctenos
AMIQ
volver
TAKASAGO la fabrica del futuro. Ejemplo de Industria 4.0

Conoce la denominada 'IV Revolución Industrial' en base a la experiencia de una empresa murciana, su apuesta por un elevado grado de automatización y de digitalización de las fábricas, recurriendo al uso intensivo de Internet y redes virtuales con el objetivo de modernizar las fábricas hasta transformarlas en 'inteligentes', de la mano de Fernando M. Martínez García, Director Técnico y de Sistemas de Información de Takasago.

Fecha publicación
Jueves, 11 de febrero de 2016

La globalización que se ha producido en la última década está ofreciendo a las compañías industriales grandes oportunidades de crecimiento, mercados más amplios, mejores condiciones para la compra de materias primas, es decir, un entorno de producción más favorable, pero este fenómeno supone enormes retos para la industria. Las empresas necesitan aumentar su productividad y aportar al mercado productos más personalizados,eficientes y de mayor calidad, para sobrevivir a la competencia global.

Como consecuencia de esta globalización, la industria se encuentra en un momento de evolución, donde la gestión de la información proveniente desde todas las áreas de la empresa debe ser gestionada de forma eficiente y en tiempo real, para así ser más flexibles y atender de manera más eficaz las demandas, cada vez más particulares y cambiantes de los clientes. Por tanto, la interconectividad en tiempo real entre todas las áreas de gestión de la empresa son el punto clave en este cambio. El paso ya dado hacia una ?sociedad de la información?, debe ser ahora conducido hacia las fábricas, creando ?plantas inteligentes? donde la gestión de la información pasa a ser la base de la mejora continua y de la optimización de procesos.

Esta evolución industrial se conoce como Industria 4.0, una apuesta por un elevado grado de automatización y de digitalización de las fábricas, recurriendo al uso intensivo de Internet y redes virtuales, con el objetivo de modernizar las fábricas hasta transformarlas en ?inteligentes? (Smart-Factories). Estas fábricas están caracterizadas por una inter-comunicación en tiempo real entre los diferentes equipos de producción y auxiliares que componen las cadenas de producción, de aprovisionamiento y de logística, es decir, de toda la cadena de suministro.

Este concepto de Industria 4.0, surgido en Alemania en el año 2011, no es una realidad ya consolidada y experimentada sino un nuevo hito en el desarrollo industrial que sin duda marcará importantes cambios en los próximos años, haciendo un uso intensivo de Internet y de la alta tecnología con el fin primordial de desarrollar plantas industriales más inteligentes y más respetuosas con el medio ambiente, y con cadenas de producción mucho mejor comunicadas entre sí, que puedan atender de forma más adecuada los mercados de oferta y demanda.

Aun no siendo una realidad, esta ?evolución? de la industria se encuentra en pleno desarrollo gracias a la incorporación a los entornos industriales de tecnologias como la realidad virtual y aumentada, el ?internet de las cosas industrial (I2OT)?, los sistemas de ?cloud computing?, sistemas expertos basados en ?Big Data?, sistemas verticales de integración tipo ERPs y MES, impresión 3D, y otras tecnologías que estan acelerando de forma notable esta evolución.

En el caso concreto de la empresa Takasago, en el año 2009 se realizó un profundo cambio en la organización de la empresa, a través de un cambio drástico de la forma de gestión de la empresa, y con el objetivo principal de incrementar la competitividad ante la difícil situación interpuesta por los competidores chinos e indios.

La situación tecnológica de la planta antes del mencionado cambio era deficiente, presentando un nivel de automatización muy bajo, una sensorización baja de los equipos, una gestión del mantenimiento basado casi únicamente en un mantenimiento correctivo y unos sistemas informáticos de gestión desfasados, no interconectados y sin herramientas de análisis. Esta situación abocaba continuamente a la planta a paradas inesperadas de producción con los consiguientes incumplimientos de fechas de entrega a los clientes y la pérdida de confianza de estos, además de rendimientos bajos en los procesos químicos y muy poco reproducibles.

Tras un profundo análisis de esta situación de partida, la dirección de Takasago apostó firmemente por desarrollar tres de los pilares principales de la Industria 4.0:

  • Por un lado se automatizaron y sensorizaron los equipos productivos (reactores, destiladores,..) y los servicios auxiliares (calderas, compresores, torres de refrigeración, depuradora,?), de forma que fuéramos capaces de conocer en tiempo real el estado de todos ellos, introduciendo, por lo tanto, el sentido de proactividad en la resolución de problemas e incidencias, eliminando la reactividad para la resolución de estos.
  • Así mismo, se introdujo del concepto ?tiempo real? dentro de la cadena de mando y de toma de decisiones, a través de la implementación de sistemas de gestión que cubrieran todas las áreas de la empresa, en especial todo lo relacionado con la cadena de suministro. Sistemas como los ERP (y sus modulos de gestion departamentales), MES y DCS son pilares fundamentales para la generación de un ?ecosistema? donde la información este compartida y sea accesible para la toma de decisiones en tiempo real.
  • Por ultimo, se implantaron sistemas BI y plataformas de intercambio de información que fueran capaces de gestionar, filtrar e interpretar toda la información recabada en los sistemas anteriormente mencionados, ayudando a la toma de decisiones en ?tiempo real?, así como la creación de portales colaborativos donde la información fuera compartida y accesible para toda la organización.

Gracias a la aplicación de estas tres lineas maestras, Takasago ha sido capaz de, en solamente 4 años, ser una empresa referente en el sector, aumentando considerablemente su productividad, reduciendo sus costes hasta hacerla competitiva en el mercado global y mejorando notablemente la atención y satisfacción de los clientes.

Para concluir, advertir de los peligros que esta llamada ?evolución? pueden acarrear a empresas que de una forma u otra quieran o deban embarcarse en estos tipos de proyectos.

Lo primero a tener en cuenta es que la Industria 4.0 no solamente se consigue a través de la aplicación de tecnologías muy avanzadas, sino que tecnologías ya consolidadas para la gestión de empresas, como pueden ser los sistemas ERPs y DCS, son base fundamental para consecución de dos de los objetivos fundamentales de la industria 4.0, la interconectividad y le obtención de la información en tiempo real.

Por otro lado, hay que tener muy presente que no todas las empresas son similares y por lo tanto, no todas las empresas pueden aplicar las mismas tecnologías. La aplicación de tecnologías basadas en Industria 4.0, por ejemplo, en una empresa de síntesis química, como es Takasago, no tienen porque ser similares a las utilizadas por empresas metal-mecánicas. Cada tipología de empresa requiere de la utilización de técnicas y tecnologías diferentes. Esto que parece una obviedad, suele ser uno de los puntos primordiales donde la dirección de la empresa debe de hacer hincapié, de forma que focalice su esfuerzos en aquellas áreas donde realmente la empresa pueda tener un beneficio. Como ejemplo, tecnologías como las impresoras 3D o robots colaborativos tienen poca cavidad en industrias químicas como Takasago, mientras que otras tecnologías, como son la realidad virtual o aumentada si que pueden ser coincidentes con otro tipología de empresa.

Debemos tener cuidado con los ?expertos? en Industria 4.0. Como todo lo relativamente nuevo, suele generar nichos de mercado donde muchas empresas intentan posicionarse a cualquier precio, y aquí se genera el problema. Mi consejo en este ámbito siempre es el mismo, antes de empezar un tema de esta envergadura es fundamental conocer como está uno y cuál es el punto de partida, así como donde se quiere llegar, con metas alcanzables a corto plazo. Estos tipos de proyectos suelen acarrear profundos cambios en la gestión y en la organización de la empresa por lo que un paso en falso pudiera ser utilizado para frenar su desarrollo.

Por último, pero no menos importante, esta el factor humano, punto fundamental en la Industria 4.0. Aqui sucede algo parecido a lo ocurrido con la anterior revolución industrial, existe un miedo visceral a que la implantación de estas tecnologias supongan el despido del personal menos cualificado, generando, por lo tanto, un rechazo de las bases de la empresa desde el inicio. Nada mas lejos de la realidad, la industria 4.0 aboga por el papel fundamental de las personas en la cadena de producción, pero cambiando el rol del ?operario que no piense? por el ?controlador que analice?. Este cambio es fundamental ya que las personas pasan a ser parte de la cadena de valor de la empresa, siendo proactivas en vez de reactivas, y participando en la toma de decisiones de la empresa.

En definitiva, esta evolución de la industria, también conocida como la 4ª revolución industrial, ha venido para cambiar definitivamente el concepto actual de fábrica.Ante este cambio las empresas deben de ser proactivas y adaptarse, cada cual en su medida y necesidades, ya que quedarse inmóvi pensando que esto es una simple moda potenciada por temas políticos haría a la empresa quedarse fuera del tablero de juego económico y tecnológico.

Fernando M. Martínez García. Director Técnico y de Sistemas de Información de Takasago.